9 nov. 2016

Portafotos en un lienzo

Este verano hablando con mi sobrina, mirábamos qué hacer para que colgara las fotos de sus amigas que va cambiando de vez en cuando, y la pared no es el lugar más idóneo y cómodo para hacerlo.

Así que, con un lienzo grande y alargado que me había dado una amiga, empezamos a organizar cómo podríamos hacerlo.

Lo primero era pintarlo. Ella escogió los colores: fucsia, morado, lila... Como yo estaba en pleno proceso de aprendizaje de mezcla de colores en #ElDesvándelArte, de Facebook, me puse a la faena que costó un poco hasta que le gustó a la sobrina. Después, aplicando las enseñanzas de Mila, del Desván, le hice un estarcido fantasma a todo el lienzo y me gustó mucho el efecto y también a mi hermana y a su hija. Para rematar la decoración pegué unos esquineros metálicos para enmarcar el lienzo.

Después de esto quedaba pensar cómo sujetar las fotos. A mi hermana Maite se le ocurrió hacer un trenzado con piculina azul marino formando una serie de rombos donde se pudieran poner y cambiar fácilmente las fotos de este "especial" portafotos.

Ayer me enviaron las imágenes del trabajo terminado y tengo que decir que el resultado es de lo más atractivo y original.




Los detalles se ven mejor en esta otra foto

Y aquí está. Espero que os haya gustado.

Mi hermana y yo os agradecemos la visita y los comentarios que dejéis.